Gusanos grises, orugas trepadoras o malduermes

Gusanos grises, orugas trepadoras o malduermes

AGENTE CAUSAL

Larvas de varias especies de lepidópteros de la familia Noctuidae, polífagas, de hábitos nocturnos y capaces de trepar por la cepa.

Adulto:

  • Polillas de tonos pardos o grisáceos. Alas anteriores triangulares con manchas y estrías más o menos intensas variables en tamaño y forma. Alas posteriores más claras y, en reposo, cubiertas por las anteriores.

 

Puestas:

  • Huevos pequeños, blanquecinos y esféricos, normalmente en hojas y tallos de las hierbas. Una hembra puede poner hasta 800 huevos.

 

Larva:

  • Orugas cilíndricas y gruesas, de entre 1,5 y 5 cm de longitud, color grisáceo, terroso, parduzco o verdoso, con manchas o rayas a lo largo del cuerpo, cabeza más oscura y con 3 o 5 pares de falsas patas abdominales dependiendo de la especie. En algunas especies es típico que sus larvas se enrollen al tocarlas (rosquillas).

 

CICLO, SÍNTOMAS Y DAÑOS

  • De una o varias generaciones al año, en función de la especie y, en ocasiones, de los condicionantes ambientales, en general.
  • Las larvas, tras pasar el invierno enterradas, emergen en primavera y salen por la noche para alimentarse de malas hierbas, pero también pueden trepar por la cepa y atacar diversos órganos en función de la época. En el desborre se alimentan de las yemas (mordeduras circulares o en forma de media luna), produciendo los mayores daños, puesto que los brotes mordidos pueden no desarrollarse. Posteriormente se alimenta del parénquima de las hojas, respetando la nervadura, si bien los daños así producidos no suelen provocar una afectación importante.
  • La humedad elevada en el suelo durante el invierno reduce la población larvaria. Un invierno seco favorece su supervivencia.
  • Los ataques se suelen localizar en pequeños rodales, pero si la población es alta y homogénea los daños pueden ser significativos.

 

LUCHA INTEGRADA

Medidas preventivas:

  • Manejo integrado de malas hierbas (en general, la presencia de mala hierba incrementa los riesgos asociados a gusano gris):
  • Combatir las malas hierbas en verano u otoño (se dificulta la puesta e interrumpe su ciclo biológico), pero no eliminar las malas hierbas de invierno hasta que los brotes de las cepas tengan al menos de 10 cm (son alimento, se reduce la tendencia a trepar buscando las yemas).
  • Uso de trampas con feromonas para capturas o lucha por confusión sexual en la época de aparición de los adultos.
  • Control biológico favoreciendo a sus enemigos naturales, en los que se incluyen insectos predadores o parásitos, hongos entomopatógenos, pero también mamíferos, aves y reptiles insectívoros.

 

Umbral de tratamiento para lucha química:

  • La distribución de gusanos no es uniforme en el terreno. A medida que los brotes elongan el riesgo de daños disminuye significativamente. Tratar sólo aquellas zonas en las que desde inicio del desborre hasta que los  brotes tengan 10 cm se observen más del 5% de las yemas dañadas.
  • Utilizar únicamente productos autorizados e inscritos en el Registro Oficial de Productos Fitosanitarios. Consultar el Registro antes de cualquier aplicación:

 

Registro de productos fitosanitarios

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter