Mildiu en leguminosas

Mildiu en leguminosas

AGENTE CAUSAL:

El mildiu es una enfermedad criptogámica que ataca principalmente a guisante, veza, alfalfa y trébol. Está causada por diversas especies de oomicetos del género Peronospora, cada una de ellas afecta a un número muy limitado de cultivos.

  • Peronospora viciae: Se encuentra en guisante, veza y lenteja.
  • Peronospora trifoliorum y Peronospora aestivalis: Ocasionan daños localizados en tallos y hojas de la alfalfa. Durante la primavera y el verano se pueden ver también en los tréboles.
  • Humedad ambiental del 80% y temperaturas inferiores a 10ºC promueven su desarrollo.
  • Se propaga por esporas (oosporas) cuando se dan periodos lluviosos con temperaturas superiores a 25 ºC. Son estructuras resistentes, el inóculo primario para la siguiente campaña.
  • Estas ooesporas se generan sobre los restos vegetales en descomposición que sobreviven al invierno y se diseminan cuando las condiciones ambientales son favorables.
  • Las esporas se dispersan con el viento, la lluvia y el agua de riego. Los insectos, las aves, otros animales y el hombre por medio de la ropa y los aperos también son vectores de la enfermedad.

 

CICLO, SÍNTOMAS Y DAÑOS:

  • El hongo penetra en los tejidos de hojas, tallos y frutos, comenzando por la base de la planta.
  • En el haz de las hojas surgen manchas cloróticas amarillentas que van tomando color marrón al necrosarse.
  • Cuando hay humedad suficiente, en el envés se forma una vellosidad blanca que vira a tonos grises y violáceos (mildiu velloso).
  • Tanto en el haz como en el envés pueden aparecer eflorescencias blanquecinas y pulverulentas (mildiu polvoso).
  • Los ataques tempranos ocasionan enanismo y deformidad en la planta.
  • La reducción de la superficie foliar útil merma el rendimiento. Las infecciones severas llegan a causar la muerte de la planta .

 

LUCHA INTEGRADA

Medidas preventivas:

  • Rotación de cultivos separando las leguminosas al menos tres años.
  • Usar variedades resistentes a la enfermedad y semillas libres de patógenos.
  • Eliminar los restos vegetales en descomposición.
  • Mantener el suelo y el cultivo aireados: evitar siembras densas, favorecer el drenaje, elegir en lo posible zonas soleadas y ventiladas.
  • Evitar los riegos copiosos que contribuyen a la multiplicación y diseminación del patógeno.
  • Eliminar las partes afectadas para reducir la propagación en la misma planta y el contagio de la enfermedad a las sanas.
  • Control biológico mediante inoculación en el terreno de hongos antagonistas, como Trichoderma harzianum.

 

Umbral de tratamiento para lucha química:

  • Tratar la semilla y aplicar fungicidas foliares.
  • Utilizar únicamente productos autorizados e inscritos en el Registro Oficial de Productos Fitosanitarios. Consultar el Registro antes de cualquier aplicación:

 

Registro de productos fitosanitarios MAPA

 

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter