Moteado de los frutales (<em>Venturia</em> spp.)

Moteado de los frutales (Venturia spp.)

AGENTE CAUSAL:

El Moteado de los frutales es una enfermedad producida por hongos del género Venturia spp., familia Venturiaceae.

  • Son organismos patógenos endémicos en las plantaciones de frutales de pepita de Castilla y León. La severidad de los ataques varía en función de la climatología anual y de la sensibilidad varietal.
    • Venturia inaequalis (Cooke) G. Wint. afecta al manzano.
    • Venturia pyrina Aderh afecta al peral.
  • Sobrevive en invierno en las hojas caídas en el suelo en forma de ascosporas, o en su forma asexual en los chancros de las ramas del árbol.
  • Condiciones climáticas ideales para el inicio de la infección son:
  • Alta humedad relativa (> 95%), y órganos huésped mojados más de 12 h.
  • Temperaturas frescas, entre 15º y 23º C.
  • La enfermedad presenta la máxima indecencia de daños en primaveras y veranos húmedos y frescos.
  • El hongo presenta varios ciclos de infecciones:
  • Infección primaria: entre marzo y junio con humedad y temperatura adecuadas, se liberan las ascosporas y se inicia la germinación en los tejidos de la planta. La infección se repite mientras haya reservas de ascas en las hojas.
  • Infección secundaria: las manchas de la enfermedad albergan gran cantidad de esporas de verano (conidios), que caen sobre las hojas y frutos, pudiendo germinar si las condiciones fueran favorables. Con temperaturas superiores a 25º C se paraliza la infección.

 

CICLO, SÍNTOMAS Y DAÑOS:

  • Iniciada la germinación, el ciclo de infección comienza en primavera, en la que Venturia spp. tarda entre 36 y 48 h. en penetrar bajo la cutícula de hojas nuevas, y al cabo de 15-20 días surgen los síntomas de la enfermedad.
  • Síntomas en hojas y tejidos florales: lesiones en el envés de las hojas jóvenes (en manzano también se infectan los haces). Presentan ligeras manchas cloróticas circulares que evolucionan, cubriéndose de color marrón, dando un característico color pardo-oliva.
  • Síntomas en frutos: susceptibles durante todo su desarrollo, provocando lesiones que les deforman e inutilizan para la venta. Las manchas son de color marrón oliva o negras, disminuyendo su valor comercial.
  • Síntomas en brotes: En la parte baja o media del árbol (madera joven), pequeñas abolladuras negruzcas que pueden convertirse en chancros. Las manchas en peciolos y pedúnculos causan la caída precoz de hojas y frutos.
  • En años lluviosos pueden causar pérdidas del 70% o de toda la cosecha.

 

LUCHA INTEGRADA:

Medidas preventivas:

  • Planificar la plantación con variedades poco sensibles.
  • Realizar marcos de plantación que permitan la aireación y rápido secado del follaje.
  • Realizar podas regularmente, con el fin de que las partes inferiores queden más abiertas y favorezca el secado de ramas y hojas, y una mejor cobertura en caso de pulverizaciones.
  • Evitar realizar prácticas que puedan implicar un incremento de los periodos de humedad, como son: riegos por aspersión, vegetación de gran vigor..etc.
  • Eliminar las hojas caídas en el suelo en invierno, reduciendo así la producción del inóculo, así como la aplicación de abonos nitrogenados en otoño, propiciando la rápida destrucción de las mismas.

 

Umbral de tratamiento para lucha química:

  • Realizar tratamientos en caso de alertas sobre infecciones 1ªs, comprobando si hay daños en el frutal al final de la producción de ascosporas, cubriendo las infecciones 2ªs si las temperaturas < 25º C.
  • Utilizar únicamente productos autorizados e inscritos en el Registro Oficial de Productos Fitosanitarios. Consultar el Registro antes de cualquier aplicación:

                           

                                      http://www.mapa.gob.es/es/agricultura/temas/sanidad-vegetal/productos-fitosanitarios/registro/menu.asp

 

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter