Oidio en viñedo (<em>Uncinula necator</em>)

Oidio en viñedo (Uncinula necator)

AGENTE CAUSAL:

El oídio es una enfermedad endémica provocada por un hongo ectoparásito (Erysiphe (Uncinula) necator Burr.)

  • Ataca a todos los órganos verdes de la vid, fundamentalmente los brotes, sarmientos y racimos. La sensibilidad al oídio es diferente para cada variedad.
  • Las condiciones ideales para su desarrollo serán de temperaturas de entre 20-27 ºC (aunque se podrá desarrollar a partir de los 5 ºC, y tendrá unos límites de temperatura de 35 ºC, que inhiben la germinación) una humedad relativa de entre 40-100%, las lluvias de verano cálidas y cortas, y los días con escasa radiación solar.
  • Inverna en las yemas como micelio (fase asexuada) y también en los sarmientos, las hojas y la corteza de las cepas como cleistotecas (fase sexuada).
  • El hongo puede empezar su desarrollo a partir de 5ºC y se detiene a 35ºC. Por ello, desde que se produce la brotación de las yemas el micelio que está invernando en ellas puede invadir los órganos que se están formando y la lluvia puede producir la liberación de las ascosporas contenidas en las cleistotecas y provocar la primera infección.
  • A partir de la contaminación primaria, si las condiciones climatológicas son favorables, pueden tener lugar varias contaminaciones a lo largo del desarrollo vegetativo de la vid.
  • Al final de la vegetación, el hongo también deja de desarrollarse e inverna.

 

CICLO, SÍNTOMAS Y DAÑOS:

  • Hojas: síntomas en el haz y en el envés. Polvillo blanco ceniciento, puede estar en algunas zonas o puede ocupar toda la superficie de la hoja y se desprende con facilidad al pasar los dedos por encima. Es el primer aviso de a enfermedad. No tiene gran importancia económica.
  • Brotes y sarmientos: manchas difusas de color verde oscuro, que van creciendo y que pasan a tonos más oscuros al avanzar la vegetación y hasta negruzcos según aumenta la lignificación.
  • Racimos: al principio es polvillo que en poco tiempo acaba recubriendo todo el grano.
  • Los daños más importantes son en los racimos, porque detiene el crecimiento de la piel del grano, haciendo que se agriete, provocando daños directos en cantidad y calidad de la cosecha. Además esto favorecerá la infección por otras enfermedades, como puede ser la podredumbre gris.
  • Los ataques muy severos provocan un mal agostamiento del sarmiento produciendo la disminución de la acumulación de reservas en las yemas.
  • Si se producen ataques continuados de oídio, la cepa sufrirá un debilitamiento y será cada vez más susceptible a posibles fenómenos adversos.

 

LUCHA INTEGRADA:

Medidas preventivas:

  • Emplear la poda en verde, eliminación de pámpanos, desnietados y deshojados a nivel de racimos para aumentar la aireación. Tanto para dificultar el desarrollo del hongo como para favorecer la penetración de los fungicidas.
  • Destrucción de la madera de poda afectada con manchas negras en sarmientos.

 

Umbral de tratamiento para lucha química:

  • No hay umbral de tratamiento definido.
  • Enfermedad endémica. Realizar tratamientos preventivos desde prefloración hasta el envero.
  • Viñedos con ataques fuertes el año anterior o variedades muy sensibles realizar tratamiento preventivo cuando los brotes tengan 10 cm.
  • Utilizar únicamente productos autorizados e inscritos en el Registro Oficial de Productos Fitosanitarios. Consultar el Registro antes de cualquier aplicación:

 

Registro de productos fitosanitarios MAPA

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter