Fuego bacteriano

Fuego bacteriano

AGENTE CAUSAL

La bacteria Erwinia amylovora causa el fuego bacteriano de las rosáceas. Afecta a los frutales de pepita, especialmente al peral, y a algunas especies ornamentales muy comunes como Pyracantha y Cotoneaster.

  • Es una enfermedad muy contagiosa, difícil de controlar y que origina daños muy graves. Causa una muerte rápida a las plantas de variedades sensibles.
  • La bacteria se propaga a temperaturas de 18-30ºC y humedad relativa superior al 70%, con un desarrollo óptimo a 23ºC y 90-95% de humedad relativa.
  • Se contagia a partir de los exudados de plantas infectadas y de material vegetal contaminado. Penetra a través de las heridas y de las aberturas naturales.
  • Los vectores de dispersión son el viento, la lluvia, el riego, los pájaros, los insectos, las herramientas de poda, la ropa y los aperos de cultivo entre otros.
  • Durante el otoño y el invierno la bacteria detiene su actividad. Se mantiene latente hasta la primavera en los bordes de los chancros formados al final del período vegetativo.

 

CICLO, SÍNTOMAS Y DAÑOS

  • Las flores suelen mostrar los primeros síntomas de la enfermedad. Toman aspecto húmedo, se marchitan, se oscurecen y mueren. A veces producen un exudado blanco-amarillento en el pedúnculo o en la base del cáliz.
  • Los brotes se oscurecen a partir del extremo, se ablandan y se curvan de una forma característica: ¿cayado de pastor¿. En condiciones favorables para la bacteria, rezuman exudados.
  • Las hojas se necrosan rápidamente desde el borde o el nervio principal y se mantienen unidas a la rama, con aspecto de quemadas.
  • Los frutos, cuando el ataque es temprano, se arrugan, se ennegrecen, no engordan y quedan unidos a la rama. Si la infección alcanza al fruto cuando ya se ha desarrollado aparecen en él manchas oscuras de aspecto húmedo o aceitoso y borde verdoso.
  • En el tronco y las ramas se forman chancros húmedos con estrías rojizas en el interior. La infección se expande a partir de los brotes hasta el tronco pudiendo matar el árbol en una sola temporada.
  • La enfermedad también puede afectar al patrón por invasión desde la parte aérea o por infecciones radiculares a través de heridas de laboreo.

 

LUCHA INTEGRADA

Medidas preventivas:

  • En zonas donde la enfermedad no se haya declarado oficialmente debe comunicarse de inmediato la aparición de síntomas.
  • Utilizar únicamente plantones certificados con pasaporte fitosanitario y de variedades poco sensibles.
  • Cortar las partes afectadas con un margen de 40 cm. más, desinfectando la herida y las herramientas después de cada corte. Quemar los restos.
  • Limitar el uso de abonos nitrogenados y el riego aéreo, evitar las podas en verde y las floraciones secundarias.
  • Desinfectar muy a menudo las herramientas de corte durante la poda. Recoger y quemar la madera.

 

Umbral de tratamiento para lucha química:

  • No existe ningún tratamiento curativo. Los tratamientos preventivos entre la caída de la hoja y los primeros estadios del fruto para mantener en buen estado sanitario la plantación reducen el riesgo de contagio.
  • Utilizar únicamente productos autorizados e inscritos en el Registro Oficial de Productos Fitosanitarios. Consultar el Registro antes de cualquier aplicación:

 

Registro de productos fitosanitarios MAPA

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter