Podedumbre parda. Monilinia

Podedumbre parda. Monilinia

AGENTE CAUSAL:

Enfermedad fúngica causada por tres especies del género Monilinia (M. laxa, M. fructigena y M. fructicola), ascomicetos de la familia Sclerotiniaceae, que pueden producir importantes pérdidas en los frutales. Todas las especies cursan con una sintomatología similar. La identificación entre ellas debe realizarse mediante técnicas de análisis de ADN.

Condiciones de infección:

  • Presencia de inóculo en frutos momificados, chancros y/o pedúnculos.
  • Tiempo templado, con temperaturas superiores a los 10-15ºC y óptimo desarrollo del hongo entre 22-25ºC.
  • Presencia de agua de lluvia, de riego o ambiental, en las flores, ramas o frutos.
  • Heridas o fisuras causadas por insectos, granizo, frío, etc. que permiten que el patógeno penetre en la planta.
  • El viento, la lluvia, los insectos, las aves, etc., favorecen la diseminación de los conidios.
  • Sensibilidad varietal.
  • Otros factores: desequilibrio nutricional del árbol, prácticas culturales intensivas, etc.

CICLO, SÍNTOMAS Y DAÑOS:

  • Síntomas de quemado o secado de flores: al inicio de primavera, se produce marchitez y secado de flores, que se caen o quedan pegadas al brote.
  • Desecado de brotes o ramas jóvenes: la infección se produce a través de la flor por el pedúnculo. En la rama/brote se observan manchas marrones. La estructura va perdiendo turgencia y se seca.
  • Secado de tallo o ramas: Monilinia spp., puede penetrar directamente en los tejidos internos de la corteza de la rama a través heridas y originar el chancro que será una futura fuente de inóculo.
  • Podredumbre de frutos: Mientras son verdes, generalmente resisten a la infección, pero a medida que empiezan a madurar se vuelven más sensibles. Los síntomas comienzan por pequeñas manchas pardas que evolucionan en podredumbres. En estas áreas aparecen pústulas (conidióforos) que son fuente de inóculo para otros frutos sanos. Los frutos terminan momificándose.
  • La semilla también puede llegar a infectarse perdiendo su capacidad de germinación.
  • Infección postcosecha: en algunas ocasiones las infecciones pueden quedar latentes y producirse en periodos de almacenaje y comercialización. Esto supone un problema muy grave para la fruta.

LUCHA INTEGRADA:

Medidas preventivas:

  • Favorecer la aireación realizando poda en verde.
  • No abusar del abonado nitrogenado.
  • Realizar riego por goteo para humedecer el mínimo área del suelo.
  • En recolección, eliminar cuidadosamente los frutos con alteraciones.
  • Eliminar y quemar al final del invierno los frutos momificados y las ramas infectadas (chancros y desecamiento).
  • En el almacenaje: mantener limpios los almacenes, utilizar transporte refrigerado sin interrumpir la cadena de frío, aplicar si es posible atmósfera controlada y limitar el tiempo de conservación.

Umbral de tratamiento para lucha química:

  • No hay un umbral de tratamiento establecido. Se realizarán en los estados fenológicos de botón rosa, floración, inicio de la caída de pétalos, y antes de la recolección. En post-cosecha pueden realizarse tratamientos fungicidas preventivos.
  • Utilizar únicamente productos autorizados e inscritos en el Registro Oficial de Productos Fitosanitarios. Consultar el Registro antes de cualquier aplicación:

Registro de productos fitosanitarios MAPA

  • Compartir en Facebook
  • Compartir en Twitter